PSICOLOGÍA

“Si me tratas bien, te trataré bien”: Una máxima que no funciona antes de los 7 años de edad.

Recientes estudios ponen de manifiesto que los niños más pequeños no se consideran en deuda con quien les hace un favor, pero no tienen problemas en aplicar el ojo por ojo cuando les tratan mal.

Parece que los niños más pequeños no asumen con la misma facilidad la reciprocidad en las relaciones cuando es positiva, que cuando es negativa. Tienen claro que deben dispensar el mismo trato a quien les hace una faena, pero no parece que lo vean de la misma manera cuando alguien les hace un favor.

Los estudios realizados por un equipo de investigadores de la Universidad de California, dirigidos por la psicóloga Nadia Chernyak, han permito llegar a estas conclusiones después de varios experimentos llevados a cabo con niños de 4 a 8 años de edad.

Se establece una diferencia clara en un aspecto que se considera fundamental en el intercambio social cotidiano, y que es clave para el desarrollo de la cooperación: la reciprocidad.

Podemos señalar dos formas de reciprocidad:

  • Reciprocidad directa negativa: el niño considera que si otro le trata mal debe reaccionar de la misma manera.
  • Reciprocidad directa positiva: si otro niño le trata especialmente bien, tiende a dispensar el mismo trato.

Las investigadoras concluyeron que: «Los más pequeños se mostraban dispuestos a corregir una injusticia de la que hubiesen tenido noticia, y a menudo sobrerreaccionaban frente a los malhechores». Sin embargo, y en contra de lo que esperaban, no le devolvían al favor a aquellos que les prestaban ayuda.

No obstante, las psicólogas aclaran que los más pequeños suelen comportarse de manera altruista, pero no necesariamente con quienes les tratan mejor. Así mismo, tampoco esperan ningún agradecimiento específico.

Los resultados sugieren que la reciprocidad directa negativa se desarrolla a edades más tempranas, mientras que la reciprocidad positiva lo hace solo a medida que los niños aprenden y adoptan normas sociales.

Es importante trabajar con ellos la reciprocidad positiva cuando son pequeños, como aspecto fundamental para el desarrollo de la cooperación.

 

(1) https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0956797619854975